El PRI, un peligro para Meade - Tribuna de Delicias

Tribuna de Delicias

Periodismo Independiente

test banner

Breaking

Home Top Ad

Post Top Ad

Responsive Ads Here

miércoles, febrero 14

El PRI, un peligro para Meade

No diré que tengo la percepción de que José Antonio Meade es un hombre honesto porque las veces que lo he escrito me llueven críticas de lectores que me dicen chayotero. También me sucede que sólo con mencionar a Andrés Manuel López Obrador sin denostarlo, me cae un alud de El PRI, un peligro para Meadereproches de los antipejistas quienes me llaman chairo. Como es notorio, ambos adjetivos se escriben con ch y a mí las valoraciones de quienes me califican de una u otra cosa me importan una ch...
Pero iré al tema de la columna de hoy. Cuando el presidente de la República, aplicando la práctica de la liturgia priista, destapó a su secretario de Hacienda como el candidato de su partido a sucederlo, creo que se equivocó. No en el hombre, sí en la forma.
Si bien eligió a uno de sus cercanos, cuya participación, como técnico, en el anterior gobierno panista y en el actual priista, le otorgaba la condición de apartidista y por ende, en la creencia presidencial, lo separaba del desprestigio que el partido tricolor ha ido acumulando con la desatada corrupción y la impunidad que ha provocado el enojo social que no tiene nada de irracional, debió separar, lo más posible, a su hombre de la podrida institución partidista.
Por el contrario, como si fueran ignorantes de la verdadera impresión que la sociedad tiene acerca del PRI, lo primero que se les ocurrió al presidente y a sus asesores en materia electoral fue enviar al candidato elegido por su no pertenencia al priismo a visitar las tres casas del obsoleto corporativismo del revolucionario institucional: la Confederación de Trabajadores de México (CTM); la Confederación Nacional Campesina (CNC); y la Confederación Nacional de Organizaciones Populares; cuyos integrantes recibieron, por consigna de sus desprestigiados líderes que a su vez habían recibido la orden de organizar la consabida farsa, al aspirante presidencial designado por el inquilino de Los Pinos como si ellos mismos lo hubieran elegido, respondiendo así al viejo libreto que de tantas representaciones ya nadie se lo cree.
Por su parte, el precandidato Meade, designado por el dedazo presidencial, entre otras cosas, por no ser percibido por la población como integrante del desacreditado partido, no sé si aconsejado por alguien, respondiendo a una orden, o de motu proprio, al tener contacto con el, para él, desconocido territorio partidista tricolor lo primero que hizo fue pedirle a la militancia “que lo hicieran suyo”. Esta acción provocó que el aspirante de la coalición Todos por México para ser el comandante supremo del país comenzara la etapa llamada, por la simulación de nuestra retorcida ley electoral, de precampaña, en el tercer lugar. Posición que no está mal cuando hay más de 20 contendientes pero que resulta fatídica si los adversarios sólo son tres.
Ahora estamos en la etapa denominada de intercampaña y don José Antonio, a quien de los tres precandidatos a la Máxima Magistratura lo consideró el mejor preparado para el cargo (chayotes y mentadas de madre absténgase), sigue en el tercer lugar de las preferencias de voto. Esto es lógico porque trae mucho lastre que le impide emprender el vuelo. Seguro estoy de que él no escogió como coordinador de su campaña al exsecretario de Educación Aurelio Nuño, personaje cercano al presidente Peña Nieto y al canciller Videgaray, de quien tengo la impresión que únicamente está cerca de Meade para recordarle quién lo puso ahí y que ni siquiera le pase por su cabeza la idea de desmarcarse del mexiquense, el presidente con el más bajo nivel de popularidad desde que éste se mide, cosa que es de sentido común hacer para poder crearse una imagen propia.
Pero, sin duda, la rémora que con mayor fuerza impide que el precandidato que no es priista pero que el PRI ya hizo suyo tenga vida propia, es el presidente nacional del partido, Enrique Ochoa Reza, de quien se pone en duda hasta su militancia tricolor a raíz de un comentario que hiciera en el 2011 cuando aspiraba a ser consejero del Instituto Federal Electoral: “No formo parte del Consejo Político Nacional del PRI, ni soy militante”. Además Ochoa Reza ha resultado ser un político rústico que se conduce de manera elemental. El otro día le vi, en el noticiero de Loret de Mola, una confrontación con Yeidckol Polevnsky de la que salió mal parado. Insiste en la guerra sucia y en llamar, como en los viejos tiempos del foxismo, López a Andrés Manuel López Obrador, su hipócrita manera de defender a su partido y la bajeza con la que ataca a los otros, principalmente a Morena, creo que le resulta contraproducente. (Absténgase de llamarme chairo).
Considero que este periodo de más de 40 días llamado intercampaña puede servirle a José Antonio Meade, para que reflexione y se deslinde, no sólo del gasolinazo y de los gobernadores ladrones, también, por su bien, debe deslindarse del presidente Peña y, sobre todo, quitarse de encima a los elementos del priismo corrupto como los líderes sindicales y como Rubén Moreira y otros mapaches disfrazados que le hacen daño.
Por lo demás, este escrito sólo es una opinión personal, por mí, el señor Meade, si gusta, puede arrancársela. Repito, no soy chayotero ni chairo. Y, a nivel personal, lo que suceda con los aspirantes a la presidencia me importa una pura y celestial ch...
Manuel Ajenjo
Escritor y guionista de televisión
El Privilegio de Opinar
Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Páginas