Las huellas del 85, en 5 mil inmuebles - Tribuna de Delicias

Tribuna de Delicias

Periodismo Independiente

test banner

Breaking

Home Top Ad

Post Top Ad

Responsive Ads Here

sábado, septiembre 17

Las huellas del 85, en 5 mil inmuebles

A sólo dos del sismo, se advirtió que las construcciones presentaban distintas fallas, entre ellas, irregularidades en la distribución de rigideces y resistencias de los edificios.
 
 La zona que más quedó devastada fue la delegación Cuauhtémoc, principalmente en colonias como Centro, Alameda, Guerrero, Juárez, Roma y el complejo Tlatelolco, donde los edificios que cayeron habían sido construidos entre 1940 y 1960, según FundarqMX
La zona que más quedó devastada fue la delegación Cuauhtémoc, principalmente en colonias como Centro, Alameda, Guerrero, Juárez, Roma y el complejo Tlatelolco, donde los edificios que cayeron habían sido construidos entre 1940 y 1960, según FundarqMX (Cuartoscuro / Archivo)
La zona que más quedó devastada fue la delegación Cuauhtémoc, principalmente en colonias como Centro, Alameda, Guerrero, Juárez, Roma y el complejo Tlatelolco, donde los edificios que cayeron habían sido construidos entre 1940 y 1960, según FundarqMX
La zona que más quedó devastada fue la delegación Cuauhtémoc, principalmente en colonias como Centro, Alameda, Guerrero, Juárez, Roma y el complejo Tlatelolco, donde los edificios que cayeron habían sido construidos entre 1940 y 1960, según FundarqMX (Cuartoscuro / Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- El terremoto de 1985 devastó la arquitectura de una ciudad que ya era la más grande del mundo. De acuerdo con datos del Fomento Universal para la Difusión Arquitectónica de México, A.C. (FundarqMX) el sismo demolió mil 200 edificios y poco más de cinco mil 700 quedaron afectados.
La zona que más quedó devastada fue la delegación Cuauhtémoc, principalmente en colonias como Centro, Alameda, Guerrero, Juárez, Roma y el complejo Tlatelolco, donde los edificios que cayeron habían sido construidos entre 1940 y 1960, según FundarqMX.


“Para algunos fue una oportunidad para cambiarse a vivir en los alrededores de la ciudad que iba creciendo y para otros fue el momento ideal de adquirir una casa en una zona céntrica a un valor mucho menor. De hecho aún hoy, la Delegación Cuauhtémoc no ha logrado igualar el número de habitantes que había en 1985, un estimado de menos de 300 mil habitantes desde entonces”, aseguró la arquitecta de FunarqMX, María Bustamante Harfush.
En una investigación realizada por la Universidad Nacional Autónoma de México en 1987, dos años después del sismo, se especificó que las construcciones presentaban distintas fallas, entre ellas irregularidades en la distribución de rigideces y resistencias de los edificios.
“Asimismo, los constructores no tomaron en cuenta ciertas disposiciones, como la recomendación que se hizo al revisar el código en 1976 de aumentar las fuerzas de diseño en edificaciones asentadas en terrenos débiles”, detalló en ese entonces el doctor Luis Esteva Maraboto, director del Instituto de Ingeniería de la UNAM (IIUNAM).



Entre otras fallas de construcciones de la Ciudad de México, estaban la insuficiente separación entre construcciones; y el exceso de cargas vivas (sobrepoblación).
Según datos extraoficiales, las pérdidas por el sismo de 8.1 grados en escala de Richter se estimaron entre cuatro mil y cinco mil millones de dólares.
“Levantar cascajo de las calles llevó aproximadamente dos meses, pero retirar edificios caídos duró todavía varias décadas más. Incluso, todavía a finales del siglo XX, se veían varios edificios colapsados (…) Y aun hoy en día, hay vacíos urbanos que nos recuerdan como si se tratase de una tumba lo que ahí hubo alguna vez, como el San Regis convertido en el Jardín de la Solidaridad o como en el Conjunto Juárez que lo ocupa hoy un gran jardín”, recordó Bustamante Harfush.
Sin embargo, opina la también cronista de Polanco, las autoridades y la sociedad aprendieron de la tragedia.



“A raíz del terremoto, la ciudad replanteó su Reglamento de Construcciones del Distrito Federal, las Normas Técnicas Complementarias en el capítulo Estructural reforzó mucho más las condiciones de edificabilidad, mas refuerzo, nuevas fórmulas para que los edificios tuvieran mayor seguridad estructural, escaleras de emergencia, etcétera. Y se creó la figura del Corresponsable en Seguridad a Estructural para revisar el cumplimiento de las nuevas condicionantes y la revisión cíclica del buen estado de las edificaciones”, recalcó.
Datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), arrojaron que México requirió de un 2,39 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) para recuperarse, reveló un estudio hecho por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Páginas